Monday, March 13, 2006

Una Tarde Entretenida

El negocio ya no va tan fluido como cuando en Mos Espa hacían continuamente carreras de pods y sus pilotos me necesitaban para repararles alguna pieza chamuscada; ahora que el circuito está en ruinas me tengo que conformar con la reparación de alguna batidora que se le haya escacharrado al típico anciano que no ha salido de Anchorhead en su vida (Viejo Billy, no se enfade si lee esto, aunque para cuando aprenda a encender un ordenador....), o de algún piloto extraviado que se deja caer por Tatooine y necesita algún aparatejo como un droide útil o algún que otro motor. Ahora me he trasladado a mi taller más grande y el que más visitas suele recibir, el que tengo en Anchorhead. Y esque con 2.500 créditos guardados, digamos que no puedo hacer gran cosa, aunque bien cierto es que, durante los meses y yo sin hacer casi nada, mis beneficios irán subiendo, ya que voy ganando créditos entre los 3 talleres que tengo, y gasto muy poco, tan poco, que ni siquiera apuesto nada cuando juego con Zaalbar, y soportar eso, es un gran esfuerzo para él, que muchas veces me gana.
Este mediodía, en vez de irme a comer a la cantina, me quedé en el taller intentando reparar un hipermotor T-14 que encontré así de casualidad en medio del desierto mientras le hacía una visita a los jawa, vamos, una ganga porque no me había costado nada y arreglado lo podría vender como a 30.000 créditos. Desde mi atareada labor, me di cuenta de que debería haber cerrado la tienda durante el mediodía, porque ya venía algún pesado a replicarme que no le iba el mando de la tele (si, el problema es que las pilas se han gastado...), aunque esa fue mi primera impresión, resultó que el que entraba en mi tienda era Zaalbar, que venía entusiasmado diciéndome que mientras volvía de la cantina, había visto una nave que echando humos, se había dirigido en picado al árido desierto y que seguramente no habría caído muy lejos de la ciudad. Me describió un modelo que encajaba con un Shuttle Tydirium, y vaya, una nave así no la encuentras en cualquier tienda. Asique con toda prisa enganché un remolque enorme a mi landspeeder modificado de 4000 caballos, y partí con Zaalbar hacia el lugar del accidente, con prisa, para llegar antes que esos jawas chatarreros. Al llegar al objetivo, calculó mi ordenador que estábamos a unos 7 Kilómetros y medio de la ciudad, por tanto, debíamos espabilar pues el peligro acechaba. Contemplé esa nave, no era un Shuttle, aunque se le parecía. Era algo más grande, y tenía un puente en vez de una simple cabina, y aunque no fuese muy alta, era algo larga, de unos 30x10 metros. Pasé una sonda por la nave, que, aparte de decirme que no había ningún movimiento, me afirmó la existencia de un compartimento oculto. Le dije a Z que esperase fuera, mientras yo iba a echar un vistazo. Recorrí esa nave, que sería de unos 25 metros de longitud, y al llegar al puente, vi a tres humanas ahí tiradas, que parecían muertas o inconscientes. Las registré para ver que se tramaban y lo único que levaban era un centenar de créditos (sumando los de las tres), aparte de que iban armadas con dos pistolas bláster y un cañon bláster. Pensé un poco en qué hacer con las humanas; las podría llevar a la ciudad y venderlas como esclavas, o ayudarlas, aunque si venian en esa nave y se habían estrellado, porque lo que tenía la nave era un disparo bien acertado, tal vez estuviesen perseguidas por el Imperio o algún rollo de esos, y aparte de que tenían unas pintas de poco fiar, asique Z me ayudó a sacarlas de la nave, le dije que las dejara en la arena, donde se habían estrellado, y que ibamos a proceder a poner la nave en el remolque, que me la iba a llevar al taller para examinarla a fondo.
Después de una hora de travesía por el desierto durante el viaje de vuelta a casa, por fín lleguamos a la ciudad. Para evitar miradas malintencionadas, entré a Anchorhead desde un lateral de la ciudad, que era la gran puerta de acceso a mi hangar-taller, un poco separado de mi tienda-taller, y en esta parte es donde tengo naves desmontadas o en proceso de reparación, o que están en simple venta. Le dije a Zaalbar que si quería que se fuera a la cantina, que yo iba a desmontar la nave y que le avisaría si encontraba algo interesante. Conforme pasaba el tiempo, así fue; pude extraer ni más ni menos que cuatro motores iónicos, dos himpermotores, uno de x2 y otro de x12, un ordenador deabordo en perfecto estado y 40 toneladas de chatarra, y eso, sin contar lo que había en el compartimento secreto, cuyo sistema de seguridad era uno de los que yo controlaba, y pude abrirlo sin problemas. Resultó ser una bolsa con rhiiiyyll, menuda droga. Si sólo un himpermotor x2 costaba 50.000 créditos, y la nave en sí, sólo sus piezas, 90.000, ya estaba imaginando lo que sacaría con los otros motores, lo aprovechable de la chatarra, las ganancias si conseguía vender la droga, y los blásteres que “encontré”. Estuve en el momento más oportuno, y Z también. Cuando estaba examinando los blásteres, en uno de ellos encontré una inscripión, como una K y un 2, vete tu a saber que pinta un 2 subido en una K. Como no soy idiota y controlo de estos temas, supuse que se trataba de una inscripción, y claro, no iba a vender algo que no fuese “mío”. Por eso, sin pensarlo dos veces, cogí el soplete y deshice esa K añadiéndole más rallajos al bláster para disimular todo el embrollo. Por fín los soles se venían abajo, llegaba la noche y ya eran las ocho, por tanto, hora de cerrar y a cenar a la cantina. Al entrar me vi a Zaalbar en su sitio de siempre, charlando con otro wookie, y nada más acercarme, me dijo que había visto entrar y salir varias veces unas horas atrás a las 3 tripulantes que nos encontramos y dejé tiradas. Puesto que vender rhyyyiill es ilegal, aunque para la mucha justícia que hay aquí..., le dije a Z que si me encontraba un comprador, iríamos a la mitad en cuanto a beneficios por la droga, y que si me encontraba un comprador de las piezas de la estructura de la nave, se llevaría un treinta por ciento de la ganancia. Para colmo, alguien me interrumpió maleducadamente mi conversación con Z, me giré y actué con normalidad aunque por dentro me había sorprendido; era una de las humanas que encontré en la nave, y descaradamente se dirigió a mi, sin ningún respeto ni educación, preguntando que si sabía algo acerca de una nave que se había estrellado. Insistí para que reconociese mi desprecio por ella, pero su ignorancia superaba a mi actuación, por tanto, le dije que no sabía nada, y para disimular un poco, añadí que les informaría si me enteraba de algo referente a la susodicha nave que buscaban, que, sin darme ninguna pena ni lamentarlo, ahora es mia, y ya se a quien no mostrársela; a ese trío de hembras humanas. Otro dato es que otra humana de ese grupito me volvió a preguntar, esta vez, sobre la ubicación de mi taller, y maldiciéndola en twi’leki la mandé a paseo mientras contemplaba afuera de la cantina cómo una nave enorme del Imperio sobrevolaba casi rozando los techos de la ciudad, aterrizó en una explanada vacía, y salieron dos speeders. Era la nave de un mercenario, y por un instante pensé en que podría saquearla, pero enseguida, se acercó una nave de la Rebelión y la del Imperio saltó al Hiperespacio sin casi haber despegado. Provocó un estruendo enorme y un viento mortal, la onda expansiva me tiró a varios metros de donde estaba, y alguna que otra tela por ahí colgada, voló hasta el cielo. Después de haberse calmado la arena y ver se podía, antes de que ningun humano inconrdiador me dirigiese de nuevo la palabra, me fui a mi casa a dormir, que lo merecía, después de este grandioso y afortunado (para mi) día, el cual me encaminaba, esperemos, a un lugar donde amanso buena fortuna.

6 Comments:

Blogger danix said...

Tu amigo Zaalbar:
¿Piensas que la droga era de esas hembras humanas? Por su cara, no apostaría nada a que no son contravandistas, o que incluso es para uso propio.

Ayer fue un dia muy movidito, podemos hacer mucha pasta con esa nave, y quien sabe, aunque parecían maleducadas, por su pinta parecían ser nobles, por lo que tienen créditos, y creo que nos podriamos embolsar dinero vendiendoles otra nave o alquilándoles una. O simplmenete llevandolas a donde quieran ir, a cambio de dinero.

Por cierto, el otro día iba a tu tienda un viejo cabreado porque supuestamente arreglaste mal su lavadora, pero ya me encargué yo de que te dejara en paz... jeje.

10:00 AM  
Anonymous Anonymous said...

Bueno k sepas k n tenias k habernos dejado hay tiradas y k nos daras nuestras blasters y nuestro dinero y una nave nueva k sepas k las HUMANAS TAMOS MUY MOSQUEADAS Y SOMOS BASTANT FUERTES

12:20 PM  
Blogger Geila Vonavi said...

Ja!., que te lo crees tu, humana!

12:22 PM  
Anonymous kyana said...

Tu espera un pok y veras seremos tu peor pesadilla.

12:27 PM  
Blogger Geila Vonavi said...

Bah..., no pienso discutir..,. y dejame con el tema., que yo no voy contra vosotras., pero tampoco tengo por que ir con vosotras...., yo me gano la vida con los trastos, reparando, etc, y si para beneficiarme yo, unos (encima humanos) se tienen que joder, pues me importa bien poco.

12:31 PM  
Anonymous Anonymous said...

Bonjour, g-vonavi.blogspot.com!
[url=http://cialismaro.pun.pl/ ]Achat cialis en ligne[/url] [url=http://viagraline.pun.pl/ ]Acheter viagra en ligne[/url] [url=http://cialistina.pun.pl/ ]Achat cialis en ligne[/url] [url=http://viagradysi.pun.pl/ ]Achat viagra online[/url] [url=http://cialisorto.pun.pl/ ]Acheter cialis online[/url] [url=http://viagrakewa.pun.pl/ ]Acheter viagra [/url]

3:19 AM  

Post a Comment

<< Home

Licencia de Creative Commons
Todos los contenidos de este blog estan bajo una licencia de Creative Commons.